Archivo para vuelta al mundo

CONVALECER A BORDO.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 26/11/2010 by retovueltaalmundo

Foto: 14 de Septiembre de 2010, Canal de Mallorca. Ciñiendo a rabiar con el “Vito”.

Subtitulo esta entrada tan larga, tan inconexa y tan alucinada para facilitar su lectura.

Mis ojos huidos

Buenos días.

Sinceramente he de decir que aguardaba la ocasión de pediros disculpas por la deplorable calidad de la última entrada. Escrita desde la niebla de la fiebre, con ese casco de hierro sujeto con tornillos pasantes al cráneo que es la migraña, mirando de reojo la pantalla, huyendo siempre los ojos de la mas leve luz que aun leve los acuchilla;  ojos como esferas de plomo, pesadas bolas dilatadas que no se conforman ya con el volumen de sus cuencas, que quisieran huir de esta mazmorra ósea que es mi cráneo y salir al mundo a mirar libres lo que les plazca; ver hacia atrás, hacia adentro, mirar cada uno para un lado, mirarse entre si y reconocerse, hacer todo aquello que enclaustrados en mi rostro, alineados, separados por el tabique infame de mis narices no han podido hacer nunca. Y yo en días así gustoso les daría la libertad, los dejaría ir, manumitidos, con tal de librarme de este dolor que no me deja pensar, que no me dejar leer, que me tiene ocupado en el tedio de buscar posturas, oscuridades y silencios donde encontrar alivio. Que se larguen y me dejen en paz por un tiempo, que dejen de torturarme con esta inflamación de su soberbia, con esa avidez enfermiza por verlo todo, leerlo todo, saberlo todo. ¡Que se vayan ya! –les regalo las gafas, las parto en dos para que no discutan- y se lleven este dolor; que al menos me dejen pensar, imaginar, proyectar, fantasear o masturbarme tranquilo. Ya me contaran cuando vuelvan, asustados de lo que han visto, a sus calidas cavernas. Tendré así de estas cosas-nunca mejor dicho-, literalmente, dos puntos de vista.

La autocrítica del día después, ¿Un metodo anticreativo?

Soy demasiado disperso. Decía, hablaba de la anterior entrada. El caso es que cuando me leí a la mañana siguiente, no se si condicionado por el esfuerzo y el dolor que ya me supuso soportar las luces cambiantes de la pantalla, me repugné; me pareció aquello, por líneas, por párrafos: prosaico, quejón, escuálido, cacofónica alguna frase. Sentí la dentera de lo cursi, el tufillo sutil de lo tópico emanando de algún párrafo arrojado a los brazos de la lírica; esa tentadora y cruel hembra que no admite medias tintas, que no acepta matices, donde solo cabe lo sublime. Un jardín dónde es mejor no entrar sin unas buenas botas, y yo de momento- y mas ese día-, aun calzaba, aun calzo chancletas.

Foto: 6 de Septiembre de 2010. Ciudadela-Menorca- con la “amarilla”

Las reglas del juego

Podría editar lo escrito -hay botones, pestañas o como quiera que se llamen- para todo, podría pues corregirlo, ampliarlo, reescribirlo o borrarlo, hacerlo desaparecer para siempre. Pero no. Se puede pero pienso que no se debe. Y pienso así porque quiero creer que tal vez precisamente esto: la inmediatez, la irreversibilidad, la frescura y el riesgo de lo recién escrito, sin repasos, sin las cuartillas arrugadas en la mañana de lo escrito la noche anterior sean la virtud y el peligro de escribir un blog. La escritura en directo, a tumba abierta, sin lugar a correcciones, consultas, sin el tamiz de las opiniones de terceros, la realidad digerida y deglutida al instante, sin cocinar.

Paradójicamente la última tecnología nos acerca casi al círculo en torno a la hoguera prehistórica de la tradición oral, casi a la interacción y el vértigo de la oratoria, cuando aun existían oradores. No son esto los tipos que sufrimos a diario leyendo o aun penosamente declamando un discurso escrito por un profesional, o profesionales, de la conveniencia y de la propaganda. Roedores, ahora se oyen muchos roedores. Y ya habrá oportunidad de hablar, cuando se tercie, de la rata común y sus estragos.

A lo que iba. Casi como en la oratoria lo pergeñado por el autor puede ser aquí volcado, expuesto casi directa, inmediatamente. E inmediata, directamente, ser contestado, opinado, comentado.

No cabe pues en mi opinión hacer aquí, en este blog, literatura al modo convencional de un libro, un relato o un cuento. No cabe, hablo siempre de mi blog, aquí pues la ficción, a no ser que se avise lo contrario. Cabe, en todo caso, la ficción previa a la acción; pero se ha de materializar, vivir y realizar esa ficción antes de poder narrarla. Cabe aquí en consecuencia la narración de la acción pretérita y de la vida en tiempo real, y cuando la vida esta inmersa en un proyecto como éste esa vida es desde la descripción técnica y prosaica de una soldadura o todo lo concerniente a la preparación de un barco, pasando por el relato de las navegaciones y singladuras que se tienen oportunidad de hacer hasta la descripción de las vicisitudes y realidades a las que se tiene que enfrentar y que se encuentra por el camino el insensato en cuestión, es decir, yo mismo, y por supuesto la historia de sus alegrías y de sus penas, el auto análisis catártico y terapéutico de su estado mental y físico, de esa montaña rusa que puede llegar a ser el estado de ánimo de alguien que se ha tirado de un tren en marcha y ha de seguir su camino campo a través, con mas propiedad en este caso, en mar abierto.

Física aplicada a la tonteria

Entiendo que es de todos conocido lo que ocurre cuando alguien salta de un tren en marcha, ya sea porque el cine nos ha ilustrado abundantemente, ya sea por nociones de física elemental el asunto es que es muy fácil estragarse contra un poste o una roca; y en cualquier caso, rodar dando tumbos hasta pararse, es inevitable. Luego ya uno, después de sacudirse el polvo o recoger la dentadura, según lo afortunado del aterrizaje, un poco aturdido busca y sigue su camino fuera del de la vía. Para sobrellevar esto se requiere, entre otras cosas, una predisposición de ánimo positiva y mucho sentido del humor.

Yo en mi caso, con la oportunidad que me caracteriza, debí saltar del tren en mitad de un túnel; así que de lo mencionado antes, ración doble.

La conclusión y…

Bueno, después de lo dicho creo que queda claro que la entrada se queda como esta, es decir, mal para mi gusto pero reflejo exacto de su momento; para bien y para mal.

la sorpresa.

Lo que me sorprendió a la noche fue que lo que para mi fueron defectos a otros debieron parecer virtudes porque ese día las visitas fueron mas numerosas que ningún otro desde que retome el blog hace pocas semanas. Será la foto, tal vez la luna.

Esperando a “Sophie”

Lo que yo quisiera es poder continuar con la cuarta parte de la entrada “De patrocinios, promesas y bonitas palabras”, pero para ello necesito un archivo con la reseña que en su día apareció en la prensa y la grabación en audio del famoso pleno en el ayuntamiento. Este material lo tuve en su día pero se perdió con mi ordenador y estoy esperando desde hace días recibirlo. No es que no recuerde lo que pasó, pero me gusta ser minucioso cuando relato acontecimientos que aluden a terceros y quería ilustrar la entrada con la nota de prensa. Pongo esto aquí con la esperanza de que mi encantadora ex –vecina “sabiduría” lo lea y se acuerde, apiade, de mí. Ya se que estos días la traen de cabeza con las elecciones atendiendo arengas de un sitio a otro; téngase en cuenta que aquí los partidos lo son mucho, quiero decir que están partidísimos y hay casi tantos como comunidades de vecinos. Soy todo comprensión pero no quiero ser yo solo, Sabiduría, Paciencia y Suerte.

Amoxicilina 500

Mi dispersión es mi catástrofe. La prueba es el título de esta entrada que queda ahora allá arriba dónde ya no lo veo pero lo recuerdo y aun no he escrito nada de lo que tenia previsto

El día de la bestia

Quería decir que hoy estoy convaleciente pero mucho mejor, de hecho estoy aquí dándole a la tecla; aunque en mi caso el verbo adecuado seria mas bien arrear, si, “arreándole a la tecla” esta mucho mejor para este teclado. Arrear:-Estimular a las bestias para que echen a andar.-, lo dicho, ajustadísimo para el caso. Es más, si uno repite arreándole, acaba haciendo con la mano el ritmo de la palabra, el mismo gesto de levantar la muñeca al tiempo de la tilde para dejar caer la mano al final, el mismo gesto que yo hago de levantar la mano para coger inercia y lanzarla en un rápido giro de látigo “arreándole” a la tecla, como haría con una vara en el lomo de un manso, que es otra bestia y aunque más ruda, también mas afable que mi teclado.

Foto: Miercoles ocho de Septiembre de 2010. Puerto de Fornells-Menorca- El “Vito” todavia con su anterior nombre.

Vertigo

¡Joder! ¿Que me pasa?.. Decía que estoy mejor porque ayer además de decidir ir al médico, que ya lo tenía decidido pero no me conseguía mover, me moví, abandone la madriguera y fui. Ya empezaba a estar preocupado, después de dos días tirado como una toalla mojada en la litera, incapaz de soportar la luz ni el mas mínimo ruido, acabadas mis provisiones de ibuprofeno y de casi todo y con toda la cabeza dolorida, por dentro y por fuera; por dentro la rueda dentada de la migraña que a cualquier movimiento se saltaba un piñón taladrándome el cerebro y los globos oculares, por fuera me dolía todo el cuero cabelludo, el pelo mismo me dolía en la piel con solo moverlo, al tacto sentía bultos y deformidades en mi cabeza, la frente como atravesada por tortuosas y gruesas venas. Apenas podía mover el cuello y la nunca y la base de cráneo no soportaban el más suave roce sin erizarme de dolor. Empapado en sudor frío y agobiado de calor a la vez. Así me despertaron ayer los marineros que se acercaron con el “Flamingo”, la lancha de remolque de la marina, a ver que me pasaba, preocupados porque llevaban tres días sin verme.- ¡Que gente tenemos aquí! Después de recalar en tantos puertos se sabe apreciar este tesoro. Los lugares son las personas.-

El rayo verde

Y así asomé la cabeza fuera, ciego como un topo contra aquel sol que me llenaba de cristales los ojos. Y volví a caer sentado y sonó el teléfono, no iba a tener tregua. Me llamaba Cristina y sus ojos verdes, ojos verdes por teléfono porque si les has dejado mirarte muy seguido, muy profundo hasta que rompen a reír, los ojos, quedas cegado como por la brasa de una soldadura y luego los ves por todas partes mucho tiempo, por teléfono porque al oír su voz el efecto se reactiva. Cristina echándome la bronca por mi desidia, porque no he comido, cuidándome con broncas alimenticias, nutritivas. Cristina moviéndome de mi molicie con una escoba de imprecaciones dulcísimas. –Que si, que voy al médico ya.-  Mi amiga Cristina, que yo tome al principio por una princesa moldava y ahora descubro que tiene vocación de ángel. Os tengo que hablar algún día de mi amiga Cristina, la princesa de trico-trá.

De entre los muertos

Ya me estoy arrastrando por los pantalanes camino de las duchas, con la toalla y una mochila con la ropa limpia y los aperos de fregarme a mi mismo. Me he calado un gorro de lana y camino mirando a las tablas del piso, evitando la luz y al resto de la humanidad, como un nazareno; ataviado con un pantalón de chándal, un jersey de lana tan estirado que me roza las rodillas y unas chanclas, las barbas descontroladas e hirsutas, la foto de la agonía en mi cara.

Resurrección

La ducha y la ropa limpia me transfiguraron. Ya mas entero me encamine al centro de salud y tras la anamnesis previa por parte de un amable enfermero quede en manos de una médico de nombre norteamericano, apellido ruso y fisonomía oriental que merecerá comentario aparte, pero ya para otro día.  Lo cierto es que me estoy recuperando de forma sorprendente y me encuentro mucho mejor que al comenzar a escribir. Eso sí, cumplo con la posología como una abuela con las letanías en la misa del gallo y he guardado el reposo prescrito. La última vez que una médico me advirtió algo no lo tuve en cuenta. Fue, quiero recordar..algo acerca de mis chistes. Luego el tiempo demostró que tenía razón, como casi en todo. Saludos a Virgilio.

Luis Miranda, jueves 25 de Noviembre de 2010 desde el “Vito”

Anuncios

DIARIO DE A BORDO

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , on 19/12/2009 by retovueltaalmundo

DIARIO DE A BORDO