EL ESTADO DE LAS COSAS.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 27/01/2011 by retovueltaalmundo

Muy rápidamente. Cuelgo esta entrada para intentar responder a una cuestión muy concreta que se ha planteado en los últimos comentarios. Prefiero hacerlo así a contestar directamente en cada comentario porque imagino que esto es algo que os estaréis preguntando muchos.

La cuestión a la que me refiero es la del cambio de barco para esta primera vuelta;  esta “previa”, llamémosle así, que me he planteado hacer antes de acometer el proyecto original tal y como está concebido.

¿Qué más quisiera yo que poder zarpar a este nuevo viaje con mi Puma, con el “Pilar Ortiz”?

Pero la realidad es que el Puma esta tan desmontado, “deconstruido” hasta tal punto que no tiene vuelta atrás. Su único camino pasa por terminarlo con las modificaciones y preparación que en un principio diseñé para una circunnavegación sin escalas, sin asistencia, sin el motor de gas-oil y por la ruta del Sur.

Tan solo llevarlo a su estado original sería varias veces más costoso que la mínima preparación que necesita el “Vito“para poder zarpar.  Y no hay dinero. El “Vito” es un Dufour 1800, un 25 pies;  casi la misma eslora del Puma 26 pero con una tonelada menos de desplazamiento. Para que todo el mundo me entienda, los dos miden aproximadamente 8 metros pero el Puma “pesa” 2.800 kilos y el Dufour, el “Vito”, 1.800.

Desde luego que es un barco menos adecuado,  pero el “Vito” ahora mismo tiene velas, tiene palo, navega y esta a flote.   Es lo que hay y me basta.

Este pasado Septiembre, sin conocerlo, hicimos juntos 800 millas en alta mar, con unos medios más bien precarios, y nos paso de todo;  temporales, una embarrancada, averías, casi media travesía sin piloto automático…pero también momentos maravillosos. El Mediterráneo es “ansí”.  No es el Puma, desde luego, pero tiene sus virtudes; es rápido y navega bien, y aguantó lo que aun no me explico. Preparándolo adecuadamente y sin gastar mucho, para un viaje CON ESCALAS y con una ruta flexible me sirve.

En cualquier caso ahí queda lo que puede dar de sí un velerito de 25 pies del año 1980, tal cual llevaba en su amarre un año parado y sin más electrónica que la radio y un gps a pilas. Y lo que va a dar.

A veces pienso que muchos de los que leéis este blog no sois conscientes de la diferencia tan determinante que existe entre acometer una circunnavegación con escalas o sin escalas en un velero en el límite del tamaño, aun contemplando tan solo la preparación del barco, los materiales, los equipos, todo.  Los costes, sencillamente, no son comparables.  Pero más adelante lo voy a explicar con detenimiento.

Éste es el estado de las cosas y con lo que hay me tengo que arreglar. Es el punto de partida desde el que tengo que volver a empezar, y como el objetivo sigue siendo el mismo, si hay que dar un rodeo de 30.000 millas, pues de da, que seguro mucho se aprende y algo queda.

Yo estoy dispuesto.

Mañana intentare seguir con la tercera parte de DOS VUELTAS AL MUNDO y continuar con la explicación de todo esto.

Luis Miranda, 27 de Septiembre de 2010 desde el Vito.

Os dejo un vídeo del 13 de Septiembre con el Vito a punto de doblar el cabo Dartuch y completar la vuelta a Menorca.

Anuncios

DOS VUELTAS AL MUNDO 2ª parte.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , , , , , , , on 22/01/2011 by retovueltaalmundo

Navegando con el “VITO”, Canal de Mallorca, 14 de Septiembre de 2010.

Aquí estoy de nuevo.

Parece que ya alguien, por el último comentario que he leído en la entrada anterior,  ha resuelto la ecuación. No sé si de forma consciente, ó inconscientemente llevada por el mismo título de la entrada. Probablemente seáis muchos los que habéis llegado a la misma conclusión, pero parece que nadie se animaba a reflejarlo en un comentario.

Efectivamente, la solución para poder dar esa vuelta al mundo tal y como esta descrita en mi proyecto inicial y que ahora mismo, por falta de medios y patrocinadores, es imposible, es dar dos;  hacerla dos veces, circunnavegar el planeta primero una vez y luego otra.

Esta es mi solución, lo que he decidido hacer, mi respuesta a la situación en la que me encuentro.

Ya imagino que esto resultará cuando menos chocante para muchos; casi puedo ver algunas cejas levantadas hasta ocultar la frente, los ojos muy abiertos, la inmediata pregunta en la boca: ¿Pero con qué nos sale este tío ahora…?.

Lo sé;  y aunque hace tiempo que lo tengo decidido nadie sabe el vértigo que me produce escribir aquí estas líneas.  Pero todo tiene su lógica y si analizamos todo lo que ha ocurrido en este último año, desde que hice público mi propósito, y el porqué, veremos que todo conduce a esta solución.

Porque la otra raíz, la otra X; es decir,  abandonarlo todo y volverme a casa, nadar de vuelta a la orilla y dejarlo estar; esa otra alternativa ya quedó claro que no la considero, que no voy a abandonar lo que me he propuesto hacer ni a dejar de lado las ideas, los motivos y el espíritu que animan este proyecto. Tampoco estoy dispuesto a permanecer otro año en tierra esperando o buscando unos patrocinadores y unas ayudas que, si no cambio mis circunstancias, se que no llegarán jamás.

Tendré que arreglármelas con lo que tengo a mano, con mis medios y mis herramientas y salir, a no tardar mucho, con lo que tenga. Sólo este primer viaje, ahora con escalas y por una ruta menos exigente, aunque con un barco  aun de menor entidad que el Puma, hará posible el otro, el de mi proyecto original.

A partir de ahora en este blog empezaremos a hablar de otras cosas. Primero explicaré la lógica y los motivos de esta decisión. Luego ya hablaremos de cómo preparar este viaje, de cómo acondicionar un barco, demasiado pequeño y demasiado ligero para esta travesía y de cómo hacerlo con lo mínimo. También de las escalas posibles y de la ruta. De todos los elementos que se podrán ensayar o de algún modo poner a prueba con vistas al segundo viaje.

Muchas veces las cosas que nos enseña la mar las podemos aplicar en la vida y una de ellas es que se ha de ser firme pero flexible a la vez, quizá mejor que firme, tenaz.  Uno puede querer llegar a un puerto y tener la mar contraria en un rumbo directo.  Ni se desiste de alcanzar el puerto ni tampoco se obceca uno en mantener su rumbo batiendo contra una mar que rompe de proa y que por fuerte que seas cuando quiera te destruirá. Hay que variar el rumbo, posicionar el barco donde conviene, negociar las olas, aliarte con su fuerza y aprovecharla, no llevarle la contraria, acariciar el agua en lugar de romperla. Darás un gran rodeo pero llegarás a puerto.

Y tal vez ese rodeo haga el viaje aun más hermoso…

Luis Miranda, 21 de Enero de 2010 desde la sala de lectura de Sant Carles Marina.

DOS VUELTAS AL MUNDO 1ª parte.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , , on 14/01/2011 by retovueltaalmundo

Bueno, considero que ya hemos pensado bastante.

Y a juzgar por la extensión de algunos comentarios que acabo de leer, observo que algunos muy intensamente, y desde aquí quiero agradecerles la molestia de escribirme tan largas reflexiones, que sin duda, siempre me serán de utilidad.  Y es que en alguna ocasión se han acercado bastante a lo que yo entiendo pueda ser la explicación a porqué las cosas han sucedido como han sucedido. Casi.

Aunque también he de decir que tal vez el tono de estas primeras entradas de 2011 no haya sido bien interpretado; seguramente porque no he conseguido explicarme bien, o no he acertado con el tono que realmente se corresponde con mi estado de ánimo real, con mi verdadera, y tan denostada a veces, actitud.

No me decido, pues;

Cero en conducta…. ó, cero en redacción.

No lo sé. Da igual ahora en cualquier caso. Solo apuntare que el tono pretendía ser optimista y que para nada, éste que escribe, pretendía ni ha pretendido en ningún momento dar lástima. Es cierto que muy pocos me conocéis personalmente y aun menos con la suficiente intimidad como para saber que aunque adolezco de abundantes y graves defectos, la falta de presencia de ánimo y de sentido del humor hasta para reírme de mi mismo cuando me doy motivos (casi a diario) no están precisamente entre mis carencias. También entiendo que muy pocos conocéis al detalle las circunstancias que me condicionan, (se entenderá que aquí no puede uno publicar absolutamente todo) y en consecuencia cada cual mete en la ecuación los datos de que dispone, y a veces, así sale. Dejémoslo en que en este caso la ecuación sea de segundo grado y concedamos que tenga, al menos,  sus dos incógnitas.

Vamos a despejarlas.

Volvamos para ello la vista atrás, a la entrada anterior y a la parábola, (así la ha llamado alguien), a nuestra pequeña historia del rio y la montaña. Tenemos a nuestro sufrido alpinista-nadador debatiéndose en mitad del rio, sin posibilidad al parecer de alcanzar la orilla, o lo que es lo mismo, iniciar la ascensión, dar comienzo a su verdadero proyecto si no es mediante las ayudas que él, por la razón que fuese, esperaba o le habían prometido. Es indistinto ahora, sabe que no puede contar con ellas. Pero sí es importante que se pregunte el porqué, porqué a otros sí y a él no, porqué en los países vecinos sí y en el suyo no, (aunque esto ya lo sabía), qué es lo que ha hecho mal, porque es indudable que en este aspecto ha debido de hacer algo muy mal.  Tomemos nota; es este un dato importante que tendremos que dilucidar.

También se da cuenta de la gran cantidad de gente que acude cada día a la orilla, que se interesan por su aventura y le animan; cada día más, su número crece sin parar. Entre ellos hay muchos que ya escalan, otros ajenos completamente a esta pasión pero a quienes interesa tal vez la dimensión humana de su reto, la posibilidad de extrapolarlo a las cosas que a ellos les interesan; y  luego están, por supuesto, aquellos a quienes les gustaría escalar pero nunca se lo han planteado como una posibilidad real al tenerlo como inalcanzable por diversos motivos. Uno, posiblemente, la visión tan lejana que tienen las autoridades de su orilla del alpinismo, de aquellas montañas al otro lado del rio;  tan visitadas, para ellos con desconcertante normalidad, en los países vecinos por gente de toda condición. A éstos tal vez les mueve, piensa nuestro alpinista, el hecho de que alguien que es como ellos, que no es un escalador profesional ni famoso, que no dispone de grandes medios pretenda realizar sin embargo la expedición más compleja y exigente con un equipo de base tan accesible que cualquiera de ellos podría conseguir.

Este número de personas asiduas de la orilla, su carácter siempre creciente, sus motivaciones y la relación de éstas con la filosofía particular de la expedición es otra de las variables, sino la más trascendente,  a considerar;  tenemos aquí varios datos más: un número siempre creciente, alguna constante y tal vez un número adimensional.

Llama la atención de nuestro sufrido nadador circunstancial el hecho de que siendo tanta gente la que cada día se congrega en la orilla no haya sentido aun ninguna reacción por parte de las autoridades de esta orilla, ni de las de su pueblo. Intuye que este hecho ha de tener forzosamente estrecha relación con el primero que hemos anotado.

Prosigamos.

He aquí un factor de vital importancia que por sí mismo nos ayudara a dilucidar cuál de las dos soluciones de nuestra ecuación debemos desechar, y es,  ésta,  una información que siempre ha estado presente a lo largo del relato, que se ha reiterado muchas veces en el enunciado: El tipo no va a volver jamás a la orilla sin haber realizado la expedición.

Otra consideración a tener en cuenta es que algunas gentes de las que acuden a su orilla, e incluso desde otras orillas del rio, le dan dado a entender al nadador que también se acercan porque les gusta la forma en que les refiere sus avatares. Esto en un principio sorprendió mucho al tipo, pero con el tiempo ha encontrado gran satisfacción en ello y resulta para él un aliciente más que viene a alimentar sus deseos de continuar y le lleva a esforzarse en referir sus aventuras lo mejor posible, aunque a veces le lleve un gran trabajo al tener que estar siempre nadando.

Y para acabar dos cuestiones más a tener en cuenta sobre  las que no será necesario demorarse en obtener conclusiones ya que son hechos constatados pero determinantes en el resultado final.

Una: Nuestro alpinista lleva a la espalda, en mitad del rio, un equipo básico y aunque insuficiente para acometer el pico que pretende, bastante para de alguna manera poder escalar.

Dos: El insensato no se pone límites a lo que tenga que hacer ni a los rodeos que tenga que dar para alcanzar la otra orilla e iniciar su expedición. Sabe, como saben los marinos, que no siempre la loxodrómica es la distancia más corta entre dos puertos, o entre un puerto y un sueño.

P.D  – Yo ya despejé la incógnita hace tiempo, (si, ya sé que yo tengo ventaja), pero poderosas razones me impedían hasta ahora desvelarla.

En cualquier caso, si queréis, podéis ir haciendo números. Aunque juntos la iremos resolviendo.

Hasta pronto.

Luis Miranda, 13 de Enero de 2011, desde el “Vito”

AL OTRO LADO DEL RIO Y ENTRE LOS ARBOLES

Posted in Uncategorized with tags , , , , on 08/01/2011 by retovueltaalmundo

Anoche recibí aqui en el blog  un comentario,  muy breve,  casi lacónico,  que transcribo literalmente:

Quisiera saber si se realizará este viaje

Y ya está, sin más preámbulo ni saludo ni despedida, ni siquiera el punto final para cerrar la frase.    Y tentado estuve de contestar:

-Yo también…

Pero para no causar un desconcierto innecesario en este amable lector,  facilitar la comprensión de lo que sucede e intentar orientar a quien me remitió el primer comentario recibido esta mañana en el que se confesaba un poco desorientado con el contenido del blog, acompañare mi respuesta con un ejemplo, con una pequeña historia que espero tengáis la paciencia de leer.

Imaginad que un tipo pretende conquistar la cima de un alto e inaccesible pico que se encuentra al otro lado de un rio. Este rio es ancho, caudaloso, violento;  particularmente el tramo que atraviesa su país, porque el rio también transcurre a través de otros.

Su proyecto no consiste en cruzar el rio sino en escalar aquella difícil montaña, pero no le queda otra opción que alcanzar la orilla opuesta para poder comenzar la ascensión, para poder dar inicio a su viaje.

Podría remontar el rio hasta encontrar un cauce mas estrecho o descenderlo en busca de aguas tranquilas o de algún puente pero en ese caso tendría que salir de su país y comenzar la aventura  allende sus fronteras.  Ocurre que el tipo quiere iniciar la travesía desde su orilla porque ya sabe que entre sus vecinos de frontera hay tradición de ascender a ese pico mientras que entre los suyos aquello se contempla como una rareza propia de excéntricos o ricos desocupados.

Un día el tipo comunica a sus compatriotas sus intenciones y lo hace porque aunque él ya aporta su propio equipo de escalada y está dispuesto a asumir el riesgo, sabe bien que aunque pretende intentar la ascensión con los medios mas humildes la envergadura del proyecto lo hace costoso mas allá de donde él alcanza y que para ganar la otra orilla mínimamente pertrechado necesitará ayuda.

Muchos se muestran muy ilusionados y orgullosos y así se lo hacen saber, pero aun queda salvar el rio. Como algunos en su pueblo, en medio de este entusiasmo inicial, han querido incluso colocarse a su lado y aparecer junto a él ante todos proclamando su apoyo e inquebrantable adhesión a la iniciativa, nuestro amigo va tomando confianza y se acerca a la orilla.

Allí se da cuenta de que antes de saltar al rio y abandonar su orilla ha de forzosamente dejar atrás muchas cosas, ha de romper muchos lazos, aceptar muchas renuncias de modo que una vez en el agua ya no hay vuelta a atrás. El tipo duda. Pero los de su pueblo le aseguran su apoyo para cruzar, hasta que alcance la cima y hasta que regrese;  tenderán cuerdas sobre el rio, moverán lo necesario allí en su pueblo para que gane la orilla. El conoce además  la historia de los que le han precedido desde los países vecinos y sabe que les han colmado de ayudas, aunque no pretende tanto; sus medios son premeditadamente  humildes y en ello hay una intención.

Finalmente salta y, fija la vista en la lejana orilla, comienza a nadar. Pronto el rio baja turbulento, plagado de remolinos  y de trampas pero él a pesar de todo sigue nadando y cuando siente menguar sus fuerzas busca las cuerdas, los apoyos prometidos, recorre su orilla con la vista pero los que se erigieron en protectores no están. Los llama pero nadie responde. Llega el día en que decide no llamar más y sigue nadando como puede. Llega el momento en el que comprende que no podrá iniciar la ascensión en la fecha prevista y aquella pretensión se le aparece ahora como  ingenua.  Aun se atreve a pronosticar otra fecha y sigue nadando, no desiste en su empeño.

Pasan los meses y descubre que ahora simplemente nada para no ahogarse, por pura supervivencia, pero lo hace siempre hacia la otra orilla, hacia el inicio de su travesía. El tipo ni piensa en volver atrás.

En su país, día tras día, bastante gente se acerca de vez en cuando a su orilla a ver cómo va. A veces, agotado, no puede contestarles pero en cuanto recupera el aliento hace lo posible por responder. Al principio siente apuro en referirles lo impracticable que resulta el rio pero finalmente lo confiesa. Escucha como algunos en su orilla se sienten decepcionados, defraudados por él; en la distancia apenas parece avanzar, moverse, a veces se deja llevar, exhausto, por la corriente. Intenta explicarse pero ha de seguir nadando, a veces hacia ninguna parte. La voluntad, como la vista, fijas en la otra orilla.

De repente un día, alguien que pasea por su orilla, le grita:

-Quisiera saber si se va a subir a ese pico   –

……..

_                       _                      _

No escribo más hoy. Pensemos un poco;  yo también, el primero.

Hasta mañana.

Luis Miranda , 08 de Enero de 2011 desde la sala de lectura de Sant Carles Marina.

2011 Che Sera, Sera…..

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , , , , , , on 07/01/2011 by retovueltaalmundo

Tenéis que clicar en lo de ver en Youtube

 

¿Qué será de mí en 2011?   ……….. Esa es la pregunta que me ronda la cabeza, aunque no creo que sea yo el único. Como James Stewart en El hombre que sabía demasiado me veo metido en un buen lio, tal vez en mi caso por haber sido El hombre que sabía demasiado poco.  Pero eso ya pasó, ahora sabemos  un poco más. 2010 se ha acabado y yo puedo estar contento de que el 2010 no acabara conmigo, aunque poco le ha faltado. Coma ya ha pasado la Navidad, la Nochevieja ,  los Reyes y toda la parafernalia,  entiendo que es ahora cuando realmente comienza el año y en consecuencia y como no podía ser de otra manera, tengo que deciros, con toda sinceridad y agradecimiento que

OS DESEO EL MEJOR 2011 POSIBLE A TODOS LOS QUE SEGUIS LEYENDO ESTE BLOG.

Respecto a lo que concierne a lo mío, la verdad es que ya no lo puedo tener más difícil y complicado…Pero, mientras le voy dando vueltas a ese maravilloso y excitante folio en blanco que es un año para estrenar voy cantado, como Doris Day en esa preciosa secuencia (fijaos en el juego de miradas entre ella y James Stewart), Che Sera, Sera…….. Lo dicho:  FELICIDADES  y ahora sí, vuelvo enseguida. Luis Miranda 6 de Enero de 2011, desde el Vito.

Los números de 2010

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , on 02/01/2011 by retovueltaalmundo

Los duendes de estadísticas de WordPress.com han analizado el desempeño de este blog en 2010 y te presentan un resumen de alto nivel de la salud de tu blog:

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: Wow.

Números crujientes

Imagen destacada

Alrededor de 3 millones de personas visitan el Taj Mahal cada año. Este blog fue visto cerca de 36,000 veces en 2010. Si el blog fuera el Taj Mahal, se necesitarían alrededor de 4 días para visitarlo.

En 2010, publicaste 34 entradas nueva, haciendo crecer el arquivo para 39 entradas. Subiste 143 imágenes, ocupando un total de 148mb. Eso son alrededor de 3 imágenes por semana.

Tu día más ocupado del año fue el 7 de febrero con 495 visitas. La entrada más popular de ese día fue El porque de este viaje.

¿De dónde vienen?

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueran retoalavida.com, foro.latabernadelpuerto.com, clubpuma.ning.com, anavre.org y vicentearregui.com.

Algunos visitantes buscan tu blog, sobre todo por retoalavida, reto a la vida luis miranda, reto a la vida, puma 26 y mi reto a la vida.

Lugares de interés en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

El porque de este viaje diciembre, 2009
38 comentários

2

EL PROYECTO diciembre, 2009
26 comentários

3

La seguridad diciembre, 2009
17 comentários

4

Pequeña reflexion acerca de la Nautica en España diciembre, 2009
46 comentários

5

El PROYECTO diciembre, 2009
31 comentários

CONVALECER A BORDO.

Posted in Uncategorized with tags , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , on 26/11/2010 by retovueltaalmundo

Foto: 14 de Septiembre de 2010, Canal de Mallorca. Ciñiendo a rabiar con el “Vito”.

Subtitulo esta entrada tan larga, tan inconexa y tan alucinada para facilitar su lectura.

Mis ojos huidos

Buenos días.

Sinceramente he de decir que aguardaba la ocasión de pediros disculpas por la deplorable calidad de la última entrada. Escrita desde la niebla de la fiebre, con ese casco de hierro sujeto con tornillos pasantes al cráneo que es la migraña, mirando de reojo la pantalla, huyendo siempre los ojos de la mas leve luz que aun leve los acuchilla;  ojos como esferas de plomo, pesadas bolas dilatadas que no se conforman ya con el volumen de sus cuencas, que quisieran huir de esta mazmorra ósea que es mi cráneo y salir al mundo a mirar libres lo que les plazca; ver hacia atrás, hacia adentro, mirar cada uno para un lado, mirarse entre si y reconocerse, hacer todo aquello que enclaustrados en mi rostro, alineados, separados por el tabique infame de mis narices no han podido hacer nunca. Y yo en días así gustoso les daría la libertad, los dejaría ir, manumitidos, con tal de librarme de este dolor que no me deja pensar, que no me dejar leer, que me tiene ocupado en el tedio de buscar posturas, oscuridades y silencios donde encontrar alivio. Que se larguen y me dejen en paz por un tiempo, que dejen de torturarme con esta inflamación de su soberbia, con esa avidez enfermiza por verlo todo, leerlo todo, saberlo todo. ¡Que se vayan ya! –les regalo las gafas, las parto en dos para que no discutan- y se lleven este dolor; que al menos me dejen pensar, imaginar, proyectar, fantasear o masturbarme tranquilo. Ya me contaran cuando vuelvan, asustados de lo que han visto, a sus calidas cavernas. Tendré así de estas cosas-nunca mejor dicho-, literalmente, dos puntos de vista.

La autocrítica del día después, ¿Un metodo anticreativo?

Soy demasiado disperso. Decía, hablaba de la anterior entrada. El caso es que cuando me leí a la mañana siguiente, no se si condicionado por el esfuerzo y el dolor que ya me supuso soportar las luces cambiantes de la pantalla, me repugné; me pareció aquello, por líneas, por párrafos: prosaico, quejón, escuálido, cacofónica alguna frase. Sentí la dentera de lo cursi, el tufillo sutil de lo tópico emanando de algún párrafo arrojado a los brazos de la lírica; esa tentadora y cruel hembra que no admite medias tintas, que no acepta matices, donde solo cabe lo sublime. Un jardín dónde es mejor no entrar sin unas buenas botas, y yo de momento- y mas ese día-, aun calzaba, aun calzo chancletas.

Foto: 6 de Septiembre de 2010. Ciudadela-Menorca- con la “amarilla”

Las reglas del juego

Podría editar lo escrito -hay botones, pestañas o como quiera que se llamen- para todo, podría pues corregirlo, ampliarlo, reescribirlo o borrarlo, hacerlo desaparecer para siempre. Pero no. Se puede pero pienso que no se debe. Y pienso así porque quiero creer que tal vez precisamente esto: la inmediatez, la irreversibilidad, la frescura y el riesgo de lo recién escrito, sin repasos, sin las cuartillas arrugadas en la mañana de lo escrito la noche anterior sean la virtud y el peligro de escribir un blog. La escritura en directo, a tumba abierta, sin lugar a correcciones, consultas, sin el tamiz de las opiniones de terceros, la realidad digerida y deglutida al instante, sin cocinar.

Paradójicamente la última tecnología nos acerca casi al círculo en torno a la hoguera prehistórica de la tradición oral, casi a la interacción y el vértigo de la oratoria, cuando aun existían oradores. No son esto los tipos que sufrimos a diario leyendo o aun penosamente declamando un discurso escrito por un profesional, o profesionales, de la conveniencia y de la propaganda. Roedores, ahora se oyen muchos roedores. Y ya habrá oportunidad de hablar, cuando se tercie, de la rata común y sus estragos.

A lo que iba. Casi como en la oratoria lo pergeñado por el autor puede ser aquí volcado, expuesto casi directa, inmediatamente. E inmediata, directamente, ser contestado, opinado, comentado.

No cabe pues en mi opinión hacer aquí, en este blog, literatura al modo convencional de un libro, un relato o un cuento. No cabe, hablo siempre de mi blog, aquí pues la ficción, a no ser que se avise lo contrario. Cabe, en todo caso, la ficción previa a la acción; pero se ha de materializar, vivir y realizar esa ficción antes de poder narrarla. Cabe aquí en consecuencia la narración de la acción pretérita y de la vida en tiempo real, y cuando la vida esta inmersa en un proyecto como éste esa vida es desde la descripción técnica y prosaica de una soldadura o todo lo concerniente a la preparación de un barco, pasando por el relato de las navegaciones y singladuras que se tienen oportunidad de hacer hasta la descripción de las vicisitudes y realidades a las que se tiene que enfrentar y que se encuentra por el camino el insensato en cuestión, es decir, yo mismo, y por supuesto la historia de sus alegrías y de sus penas, el auto análisis catártico y terapéutico de su estado mental y físico, de esa montaña rusa que puede llegar a ser el estado de ánimo de alguien que se ha tirado de un tren en marcha y ha de seguir su camino campo a través, con mas propiedad en este caso, en mar abierto.

Física aplicada a la tonteria

Entiendo que es de todos conocido lo que ocurre cuando alguien salta de un tren en marcha, ya sea porque el cine nos ha ilustrado abundantemente, ya sea por nociones de física elemental el asunto es que es muy fácil estragarse contra un poste o una roca; y en cualquier caso, rodar dando tumbos hasta pararse, es inevitable. Luego ya uno, después de sacudirse el polvo o recoger la dentadura, según lo afortunado del aterrizaje, un poco aturdido busca y sigue su camino fuera del de la vía. Para sobrellevar esto se requiere, entre otras cosas, una predisposición de ánimo positiva y mucho sentido del humor.

Yo en mi caso, con la oportunidad que me caracteriza, debí saltar del tren en mitad de un túnel; así que de lo mencionado antes, ración doble.

La conclusión y…

Bueno, después de lo dicho creo que queda claro que la entrada se queda como esta, es decir, mal para mi gusto pero reflejo exacto de su momento; para bien y para mal.

la sorpresa.

Lo que me sorprendió a la noche fue que lo que para mi fueron defectos a otros debieron parecer virtudes porque ese día las visitas fueron mas numerosas que ningún otro desde que retome el blog hace pocas semanas. Será la foto, tal vez la luna.

Esperando a “Sophie”

Lo que yo quisiera es poder continuar con la cuarta parte de la entrada “De patrocinios, promesas y bonitas palabras”, pero para ello necesito un archivo con la reseña que en su día apareció en la prensa y la grabación en audio del famoso pleno en el ayuntamiento. Este material lo tuve en su día pero se perdió con mi ordenador y estoy esperando desde hace días recibirlo. No es que no recuerde lo que pasó, pero me gusta ser minucioso cuando relato acontecimientos que aluden a terceros y quería ilustrar la entrada con la nota de prensa. Pongo esto aquí con la esperanza de que mi encantadora ex –vecina “sabiduría” lo lea y se acuerde, apiade, de mí. Ya se que estos días la traen de cabeza con las elecciones atendiendo arengas de un sitio a otro; téngase en cuenta que aquí los partidos lo son mucho, quiero decir que están partidísimos y hay casi tantos como comunidades de vecinos. Soy todo comprensión pero no quiero ser yo solo, Sabiduría, Paciencia y Suerte.

Amoxicilina 500

Mi dispersión es mi catástrofe. La prueba es el título de esta entrada que queda ahora allá arriba dónde ya no lo veo pero lo recuerdo y aun no he escrito nada de lo que tenia previsto

El día de la bestia

Quería decir que hoy estoy convaleciente pero mucho mejor, de hecho estoy aquí dándole a la tecla; aunque en mi caso el verbo adecuado seria mas bien arrear, si, “arreándole a la tecla” esta mucho mejor para este teclado. Arrear:-Estimular a las bestias para que echen a andar.-, lo dicho, ajustadísimo para el caso. Es más, si uno repite arreándole, acaba haciendo con la mano el ritmo de la palabra, el mismo gesto de levantar la muñeca al tiempo de la tilde para dejar caer la mano al final, el mismo gesto que yo hago de levantar la mano para coger inercia y lanzarla en un rápido giro de látigo “arreándole” a la tecla, como haría con una vara en el lomo de un manso, que es otra bestia y aunque más ruda, también mas afable que mi teclado.

Foto: Miercoles ocho de Septiembre de 2010. Puerto de Fornells-Menorca- El “Vito” todavia con su anterior nombre.

Vertigo

¡Joder! ¿Que me pasa?.. Decía que estoy mejor porque ayer además de decidir ir al médico, que ya lo tenía decidido pero no me conseguía mover, me moví, abandone la madriguera y fui. Ya empezaba a estar preocupado, después de dos días tirado como una toalla mojada en la litera, incapaz de soportar la luz ni el mas mínimo ruido, acabadas mis provisiones de ibuprofeno y de casi todo y con toda la cabeza dolorida, por dentro y por fuera; por dentro la rueda dentada de la migraña que a cualquier movimiento se saltaba un piñón taladrándome el cerebro y los globos oculares, por fuera me dolía todo el cuero cabelludo, el pelo mismo me dolía en la piel con solo moverlo, al tacto sentía bultos y deformidades en mi cabeza, la frente como atravesada por tortuosas y gruesas venas. Apenas podía mover el cuello y la nunca y la base de cráneo no soportaban el más suave roce sin erizarme de dolor. Empapado en sudor frío y agobiado de calor a la vez. Así me despertaron ayer los marineros que se acercaron con el “Flamingo”, la lancha de remolque de la marina, a ver que me pasaba, preocupados porque llevaban tres días sin verme.- ¡Que gente tenemos aquí! Después de recalar en tantos puertos se sabe apreciar este tesoro. Los lugares son las personas.-

El rayo verde

Y así asomé la cabeza fuera, ciego como un topo contra aquel sol que me llenaba de cristales los ojos. Y volví a caer sentado y sonó el teléfono, no iba a tener tregua. Me llamaba Cristina y sus ojos verdes, ojos verdes por teléfono porque si les has dejado mirarte muy seguido, muy profundo hasta que rompen a reír, los ojos, quedas cegado como por la brasa de una soldadura y luego los ves por todas partes mucho tiempo, por teléfono porque al oír su voz el efecto se reactiva. Cristina echándome la bronca por mi desidia, porque no he comido, cuidándome con broncas alimenticias, nutritivas. Cristina moviéndome de mi molicie con una escoba de imprecaciones dulcísimas. –Que si, que voy al médico ya.-  Mi amiga Cristina, que yo tome al principio por una princesa moldava y ahora descubro que tiene vocación de ángel. Os tengo que hablar algún día de mi amiga Cristina, la princesa de trico-trá.

De entre los muertos

Ya me estoy arrastrando por los pantalanes camino de las duchas, con la toalla y una mochila con la ropa limpia y los aperos de fregarme a mi mismo. Me he calado un gorro de lana y camino mirando a las tablas del piso, evitando la luz y al resto de la humanidad, como un nazareno; ataviado con un pantalón de chándal, un jersey de lana tan estirado que me roza las rodillas y unas chanclas, las barbas descontroladas e hirsutas, la foto de la agonía en mi cara.

Resurrección

La ducha y la ropa limpia me transfiguraron. Ya mas entero me encamine al centro de salud y tras la anamnesis previa por parte de un amable enfermero quede en manos de una médico de nombre norteamericano, apellido ruso y fisonomía oriental que merecerá comentario aparte, pero ya para otro día.  Lo cierto es que me estoy recuperando de forma sorprendente y me encuentro mucho mejor que al comenzar a escribir. Eso sí, cumplo con la posología como una abuela con las letanías en la misa del gallo y he guardado el reposo prescrito. La última vez que una médico me advirtió algo no lo tuve en cuenta. Fue, quiero recordar..algo acerca de mis chistes. Luego el tiempo demostró que tenía razón, como casi en todo. Saludos a Virgilio.

Luis Miranda, jueves 25 de Noviembre de 2010 desde el “Vito”