DOS VUELTAS AL MUNDO 1ª parte.

Bueno, considero que ya hemos pensado bastante.

Y a juzgar por la extensión de algunos comentarios que acabo de leer, observo que algunos muy intensamente, y desde aquí quiero agradecerles la molestia de escribirme tan largas reflexiones, que sin duda, siempre me serán de utilidad.  Y es que en alguna ocasión se han acercado bastante a lo que yo entiendo pueda ser la explicación a porqué las cosas han sucedido como han sucedido. Casi.

Aunque también he de decir que tal vez el tono de estas primeras entradas de 2011 no haya sido bien interpretado; seguramente porque no he conseguido explicarme bien, o no he acertado con el tono que realmente se corresponde con mi estado de ánimo real, con mi verdadera, y tan denostada a veces, actitud.

No me decido, pues;

Cero en conducta…. ó, cero en redacción.

No lo sé. Da igual ahora en cualquier caso. Solo apuntare que el tono pretendía ser optimista y que para nada, éste que escribe, pretendía ni ha pretendido en ningún momento dar lástima. Es cierto que muy pocos me conocéis personalmente y aun menos con la suficiente intimidad como para saber que aunque adolezco de abundantes y graves defectos, la falta de presencia de ánimo y de sentido del humor hasta para reírme de mi mismo cuando me doy motivos (casi a diario) no están precisamente entre mis carencias. También entiendo que muy pocos conocéis al detalle las circunstancias que me condicionan, (se entenderá que aquí no puede uno publicar absolutamente todo) y en consecuencia cada cual mete en la ecuación los datos de que dispone, y a veces, así sale. Dejémoslo en que en este caso la ecuación sea de segundo grado y concedamos que tenga, al menos,  sus dos incógnitas.

Vamos a despejarlas.

Volvamos para ello la vista atrás, a la entrada anterior y a la parábola, (así la ha llamado alguien), a nuestra pequeña historia del rio y la montaña. Tenemos a nuestro sufrido alpinista-nadador debatiéndose en mitad del rio, sin posibilidad al parecer de alcanzar la orilla, o lo que es lo mismo, iniciar la ascensión, dar comienzo a su verdadero proyecto si no es mediante las ayudas que él, por la razón que fuese, esperaba o le habían prometido. Es indistinto ahora, sabe que no puede contar con ellas. Pero sí es importante que se pregunte el porqué, porqué a otros sí y a él no, porqué en los países vecinos sí y en el suyo no, (aunque esto ya lo sabía), qué es lo que ha hecho mal, porque es indudable que en este aspecto ha debido de hacer algo muy mal.  Tomemos nota; es este un dato importante que tendremos que dilucidar.

También se da cuenta de la gran cantidad de gente que acude cada día a la orilla, que se interesan por su aventura y le animan; cada día más, su número crece sin parar. Entre ellos hay muchos que ya escalan, otros ajenos completamente a esta pasión pero a quienes interesa tal vez la dimensión humana de su reto, la posibilidad de extrapolarlo a las cosas que a ellos les interesan; y  luego están, por supuesto, aquellos a quienes les gustaría escalar pero nunca se lo han planteado como una posibilidad real al tenerlo como inalcanzable por diversos motivos. Uno, posiblemente, la visión tan lejana que tienen las autoridades de su orilla del alpinismo, de aquellas montañas al otro lado del rio;  tan visitadas, para ellos con desconcertante normalidad, en los países vecinos por gente de toda condición. A éstos tal vez les mueve, piensa nuestro alpinista, el hecho de que alguien que es como ellos, que no es un escalador profesional ni famoso, que no dispone de grandes medios pretenda realizar sin embargo la expedición más compleja y exigente con un equipo de base tan accesible que cualquiera de ellos podría conseguir.

Este número de personas asiduas de la orilla, su carácter siempre creciente, sus motivaciones y la relación de éstas con la filosofía particular de la expedición es otra de las variables, sino la más trascendente,  a considerar;  tenemos aquí varios datos más: un número siempre creciente, alguna constante y tal vez un número adimensional.

Llama la atención de nuestro sufrido nadador circunstancial el hecho de que siendo tanta gente la que cada día se congrega en la orilla no haya sentido aun ninguna reacción por parte de las autoridades de esta orilla, ni de las de su pueblo. Intuye que este hecho ha de tener forzosamente estrecha relación con el primero que hemos anotado.

Prosigamos.

He aquí un factor de vital importancia que por sí mismo nos ayudara a dilucidar cuál de las dos soluciones de nuestra ecuación debemos desechar, y es,  ésta,  una información que siempre ha estado presente a lo largo del relato, que se ha reiterado muchas veces en el enunciado: El tipo no va a volver jamás a la orilla sin haber realizado la expedición.

Otra consideración a tener en cuenta es que algunas gentes de las que acuden a su orilla, e incluso desde otras orillas del rio, le dan dado a entender al nadador que también se acercan porque les gusta la forma en que les refiere sus avatares. Esto en un principio sorprendió mucho al tipo, pero con el tiempo ha encontrado gran satisfacción en ello y resulta para él un aliciente más que viene a alimentar sus deseos de continuar y le lleva a esforzarse en referir sus aventuras lo mejor posible, aunque a veces le lleve un gran trabajo al tener que estar siempre nadando.

Y para acabar dos cuestiones más a tener en cuenta sobre  las que no será necesario demorarse en obtener conclusiones ya que son hechos constatados pero determinantes en el resultado final.

Una: Nuestro alpinista lleva a la espalda, en mitad del rio, un equipo básico y aunque insuficiente para acometer el pico que pretende, bastante para de alguna manera poder escalar.

Dos: El insensato no se pone límites a lo que tenga que hacer ni a los rodeos que tenga que dar para alcanzar la otra orilla e iniciar su expedición. Sabe, como saben los marinos, que no siempre la loxodrómica es la distancia más corta entre dos puertos, o entre un puerto y un sueño.

P.D  – Yo ya despejé la incógnita hace tiempo, (si, ya sé que yo tengo ventaja), pero poderosas razones me impedían hasta ahora desvelarla.

En cualquier caso, si queréis, podéis ir haciendo números. Aunque juntos la iremos resolviendo.

Hasta pronto.

Luis Miranda, 13 de Enero de 2011, desde el “Vito”

Anuncios

5 comentarios to “DOS VUELTAS AL MUNDO 1ª parte.”

  1. Hpola Luis, no te conozco, no se nada de ti , solo se de tu proyecto x haber leido el principio. Peor si realmente estas haciendolo ,sin ,escalas y sin combustible, solo que me queda decirte que CHAPEAU, ahí tus huevos machote, entrarás en la categoria de navegante como Slochum o Sir Knox. Es una hazaña muy grande, casi mas , si cabe porque teniendo la tecnolgia a tu alcance, no la utilizas.

    Buscaré mas tiempo para leerte bien y mandarte mesajes. sabes?? yo tambien lo tengo en mente , vuelta al mundo sin prisas , como mi amigo Kurt Schm idt , que acaba de regresar de 25 años en barco.

    El tema es que tengo 2 hijas y chica y nos queremos ir todos.
    Abrazo y mucha suerte,

    Willy

  2. Heriberto Says:

    Gracias por las aclaraciones… sobre todo por la determinación en seguir adelante….Me alegra el haber errado en mi percepción de tu relato.

    Muchos ánimos…. y suerte….

    Mantennos informados de tus progresos puntualmente, ya que desanima un poco visitar tu página y no encontrar cambios, aunque solo sean pensamientos… vuélcalos.

    Un abrazo.

  3. JAVIER Says:

    SUERTE Y ADELANTE . CAEMOS PARA VOLVER A LEVANTARNOS

  4. Eva (Bohemia) Says:

    Dí que sí, Luis, en vez de una vuelta, ahora van a ser dos!
    (te he dejado un comentario super-extenso en tu anterior entrada) .
    Saludos!

  5. Nacouda Says:

    Enhorabuena Luis, creo que aciertas de lleno al tomar esta decisión. Tenías que darle una vuelta a la tortilla y se la has dado. Con dos webs.
    Sigo animándote porque a pesar de alguno de tus comentarios “depresivos” se te nota una fuerza que muchos ya quisiéramos para nosotros.
    Un abrazo y a seguir adelante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: