DE PATROCINIOS, PROMESAS Y BONITAS PALABRAS

 

Foto: 25 de Septiembre 2010. Rumbo al Cabo San Antonio a bordo del “Vito”

Ya estoy aqui de nuevo. Al final no me fue posible publicar nada el miercoles como anuncié y escribo esto hoy viernes 12. Lo siento. Como ya dije, trabajo con un portatil prestado bastante achacoso y mi conexión a internet va y viene y cuando esta, es lenta y exasperante. Confio en conseguirme hoy un artefacto con usb para poder conectarme al wi-fi del puerto y poder agilizar así mis comunicaciones. Ayer por la tarde me vinieron a pagar el resto de un trabajo que hice en Agosto, 20 Euros, con bastantes malos modos -al parecer le habia insistido demasiado para 20 cochinos Euros- y, como llevaba ya dos dias peleandome con mi actual conexión,  demore un buen rato debatiendome en la duda de si ir a comprar el dichoso artefacto o realizar la ya ansiada excursion al supermercado y alegrar un poco el desolado aspecto de mi despensa. Me decidí por las viandas y espero que hoy me presten por algunos dias el dichoso aparatito.

Nunca hasta hoy me habia permitido escribir algo asi aqui; pero este pequeño fragmento de la realidad, tomado tal cual sucedió ayer mismo, sintetiza aceptablemente mi situación en los últimos meses. Me lo permito también porque me consta que mi madre no lee este blog, y ya sabemos como son las madres; no entendería que a pesar de todo estoy bien, mejor que cuando tenia tantas cosas y me movia arrastrando un llavero repleto y desmesurado, pesado como una condena.  Aun arrastro otra pesada carga, que es la que más me angustia y condiciona, en forma de chantaje bancario-por describirla como yo la percibo y siento-, y como a mi a muchos otros. Pero de esto ya hablaré en otra ocasión.

Como se puede ver, las fotos que voy colgando nada tienen que ver con lo que ahora me toca referir, pero es que lo prefiero así; corresponden a la travesia que pude realizar en Septiembre por el Mediterraneo a bordo del “Vito”-antes se llamaba “Kanalla”-, un Dufour 1B00, un velero de 25 pies algo menor que mi Puma 26 y que tenia desde hace tiempo a la venta mi amigo Chema y que me prestó para poder navegar. Ahora se llama “Vito”, en honor del navegante argentino Vito Dumas, y es en este barco donde ahora vivo y desde donde escribo estas lineas. Mi casa en San Carlos de la Rápita la he tenido que dejar ya que últimamente me era muy dificil llegar al alquiler y todos los gastos que tenía y en un barco tan pequeño no se pasa nada de frio. Mas adelante detallare las vivencias de esta travesia aunque vaya adelantando algunas imagenes.

Me tengo que interrumpir ahora pero cuelgo lo escrito ya, empieza a fallar mi conexión. Luego continuo…

Luis Miranda, 12 de Noviembre de 2010, desde el “Vito”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: