¿QUE DEMONIOS TIENE QUE VER LA VELA CON LA CULTURA?

Este Jueves, estando en Fitur, alguien me hizo esta pregunta. En honor a la verdad he decir que en lugar del un tanto eufemistico “demonios” utilizo otro sustantivo que todo el mundo puede imaginar y cuya grafia solo permite el castellano.

Una vez realizado este esfuerzo de la imaginacion se podra cualquiera hacer cargo del tono y del ambiente que rodeo a la pregunta.

No le conteste, no habria tiempo suficiente. Me limite a remitirle a una de las paginas de este blog donde yo creo que reflejo, en parte, mis consideraciones al respecto.

Hoy es Sabado, bueno, ya Domingo porque son la cinco de la mañana, estoy bastante cansado y mañana me vienen a recoger a las nueve. No tengo muchas ganas de escribir pero no quiero dejar pasar este tema, la inquietud que me produjo esta pregunta y que me persigue desde el Jueves. 

Escribire acerca de esto  otro dia, pero de momento quiero dejar ahora, en esta entrada, un extracto de la pagina a la que antes aludia y que contiene parte de lo que yo pienso y bastante de lo que siento.

“¿Cómo no ven las instituciones en la náutica, la navegación y la vela  un bien no solo deportivo, no solo industrial y capaz de generar empleo, sino también cultural. Y precisamente aquí. ¿Ha tenido acaso este país y sus navegantes poco que ver durante su historia, con la mar?

 La vela no es solo competición y deporte, deporte además al alcance del más amplio abanico de edades. La navegación a vela requiere además conocimiento, y no me refiero, aunque también, a sensatez. La navegación requiere, y aun mejor, estimula muy eficazmente,  la adquisición de conocimiento en disciplinas muy diversas, tanto técnicas como humanísticas. Y que mejor que esta multidisciplinariedad  casi renacentista en esta época de tontos especializados.

Desde que el navegante comienza ha de conocer como mínimo el medio físico en el que se mueve, la mar y la atmosfera, y profundizara en la meteorología y en la oceanografía casi sin querer. Comenzara por conocer los principios físicos por los que su barco flota y podrá seguir con la hidrostática y la hidrodinámica. Empezara a conocer nuevos y diversos materiales de los que su barco esta hecho, y conocerá sus propiedades  para entender su cuidado y sus límites. Se preguntara en un principio el porqué de que su velero avance contra el viento y aprenderá los principios que rigen su funcionamiento y el de las velas, el de las fuerzas que intervienen entre estas y el casco, de su arquitectura y sus formas. Como seguramente querrá ir más rápido, o mas cómodo y adrizado indagara en la mecánica de fluidos y entenderá su comportamiento y el trimado.

Querrá ir algún día más lejos y conocerá la geografía de otros lugares, sus vientos, sus corrientes, sus gentes, cada accidente geográfico, cada valle, cada montaña le afecta y le interesa. Necesitara perder de vista la costa y aprender los principios de la navegación, a manejar las cartas, a trazar en ellas fragmentos de un futuro que solo él conoce. A su pesar tal vez,  aprenderá calculo y a dominar el cielo. A manejar un sextante y sentir el placer de conocer su situación, de controlar su rumbo y su destino sin necesidad de nadie ni de nada.

Tendrá que aprender a curarse las heridas, a cuidar su cuerpo y a alimentarse. Acabara dominando un lenguaje nuevo. Querrá saber que paso a otros como él y caerá en el vicio de la lectura, en la curiosidad por la historia, y acabara entendiendo así mejor el presente.  Aprenderá a ser más tolerante, a saber  que es estar solo, a recibir ayuda  y a entregarla.

             Y acabara conociendo cada pieza, cada palmo de su barco y así terminara por amarlo, y entenderá porque los barcos tienen nombre, porque la fuerza de la mar no tiene limite como tampoco tiene limite lo que puede aprender de ella.

Y esto es así  porque no queda otra, porque a veces el marino estará solo y será el, su barco y la mar, a la que no se puede engañar ni con títulos ni con dinero. O sabe y aprende o puede perecer.”

Otro dia, ya con fotos, espero, hablaremos de Fitur.

Luis Miranda

Anuncios

2 comentarios to “¿QUE DEMONIOS TIENE QUE VER LA VELA CON LA CULTURA?”

  1. Pedro "Thomas Keefer" Says:

    Hay un interesante artículo de D. Arturo Pérez Reverte al respecto:

    http://www.capitanalatriste.com/escritor.html?s=patentescorso/pc_16jul06

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: